Abordamos la “Estrategia de Transición Justa”, marco de actuación de la transición ecológica.

Abordamos la “Estrategia de Transición Justa”, marco de actuación de la transición ecológica.

Por primera vez un Gobierno adoptaría este concepto sindicalista, que demanda las garantías socio-laborales necesarias en el marco del diálogo social para que los cambios no se produzcan a costa de los trabajadores.

 

Como ya se ha comentado, la Estrategia ‒que será sometida a información pública‒, forma parte del “Marco Estratégico del Gobierno de Energía y Clima”, y su punto de partida es dar cumplimiento a las directrices de la OIT y del Acuerdo de París con el objetivo de maximizar las oportunidades del empleo en un escenario de desarrollo bajo en carbono, reconociendo que en España es particularmente importante optimizar los beneficios de la Transición Ecológica para generar más y mejores empleos.

La Estrategia contiene 10 objetivos que se condensan en la idea de permitir la identificación y adopción de medidas que garanticen a trabajadores y territorios afectados por dicha transición, un tratamiento equitativo y solidario, es decir, que no se produzcan impactos negativos sobre el empleo ni la estructura demográfica.

A través de dichas medidas, ocho en total, se pretende el impulso hacia la transición ecológica de sectores económicos, se creará empleo verde en el mundo rural, se aprobará una Estrategia de Economía Circular, se introducirán medidas de acompañamiento específico a sectores estratégicos industriales (como el sector de la automoción), se impulsarán medidas de reducción de la desigualdad y apoyo a los consumidores (estrategia de pobreza energética) y, en general, se impulsará el diseño de políticas industriales, de investigación y desarrollo, de promoción de actividad económica, y de empleo y formación profesional con el fin de asegurar un tránsito justo y socialmente beneficioso.

Una de las herramientas más  interesantes de la Estrategia son los “Convenios de transición justa”, planes de acción territorial integral diseñados para aquellas comarcas donde la transición energética y ecológica pueda poner en dificultades a las empresas y actividades económicas de dichas áreas.

Se articularán mediante convenios entre el Ministerio para la Transición Ecológica y otras Administraciones públicas, en los que podrán participar, entre otros, las organizaciones sindicales.

Para la implementación de los Convenios de Transición Justa, el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras (IRMC) pasaría a denominarse “Instituto para la Transición Justa”, ampliando su mandato a más sectores y zonas en transición.

La Estrategia establece como clave la participación de los agentes sociales, por lo que relanzará la utilización de las mesas de diálogo social para el seguimiento del impacto en los empleos en las políticas de descarbonización, ampliando su alcance a la ecologización de la economía, la Transición Energética, la Movilidad, la Economía Circular, etc.

Por último, se establece un Plan de Acción Urgente para comarcas de carbón y centrales en cierre 2019-2021, cuyo punto de partida sería el “Acuerdo Marco de Desarrollo Sostenible para Comarcas Mineras”, firmado por UGT, que afectaría a las centrales térmicas de Velilla, La Robla y Compostilla y a la central nuclear de Garoña. También se contempla un Plan de transformación económica y tecnológica de la Fundación Ciudad de la Energía (CIUDEN), ubicada en la comarca de El Bierzo.

 

Para más información, visita la página web del Ministerio para la Transición Ecológica.

 

No Comments

Post A Comment