La calidad del aire en España en 2017 baja levemente con respecto al año anterior.

La calidad del aire en España en 2017 baja levemente con respecto al año anterior.

En Castilla y León se repite la superación del valor objetivo de O3 para la protección de la salud.

El Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) publicó recientemente en su página web el Informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España correspondiente al año 2017 que, en términos generales, muestra peores resultados respecto al año 2016, ya que se ha incrementado el número de zonas de calidad del aire que superan los valores legislados para NO2 y PM10.

El informe presenta los resultados que han sido notificados a la Comisión Europea, detallando la situación de las zonas con respecto a los valores legislados. Su objetivo es dar una visión global de la calidad del aire, además de describir cómo se realiza su evaluación y gestión.

La evaluación de 2017 se realizó para los siguientes contaminantes: dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), óxidos de nitrógeno (NOx), partículas (PM10 y PM2,5), plomo (Pb), benceno (C6H6), monóxido de carbono (CO), ozono (O3), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni) y benzo(a)pireno (B(a)P).

 

La situación de la calidad el aire en lo que se refiere al dióxido de nitrógeno (NO2) empeora ligeramente respecto a 2016, al incrementarse el número de aglomeraciones urbanas que superan los valores legislados. En concreto, en 2017, el valor límite horario se superó en la misma zona en la que ya lo hizo en el año anterior, y en lo que respecta al valor límite anual, se registraron superaciones en siete zonas, frente a las seis del año anterior. Las superaciones se producen en grandes ciudades como Madrid y alrededores, Barcelona y alrededores, Granada y su área metropolitana, y Bilbao y su entorno debido a su estrecha relación con el tráfico. En lo que se refiere a la situación de material particulado (PM10), el informe pone de manifiesto que también ha aumentado el número de zonas que superan el valor límite diario pasando de tres zonas en 2016 a cinco en 2017: Granada y Área Metropolitana, Málaga y Costa del Sol, Villanueva del Arzobispo, Avilés, y Plana de Vic y Terres de L’Ebre. Los datos de evaluación del valor límite anual señalan que la situación se mantiene respecto al año anterior, siendo una única zona, Avilés, la que presenta superaciones. En cuanto al ozono troposférico (O3), el informe muestra que en 2017 se siguieron registrando niveles elevados en zonas suburbanas o rurales, debido en gran medida a la alta insolación y a la emisión de sus precursores (principalmente NOx y compuestos orgánicos volátiles). La situación es muy similar a la de años anteriores, si bien se aprecia un mínimo aumento en el número de zonas que superan el valor objetivo para la protección de la salud respecto a 2016 (pasan de 35 a 36).

 

Respecto a los resultados obtenidos para el territorio castellano y leonés, en el año 2017 el informe indica que “únicamente” se ha producido la superación del valor objetivo en el caso del ozono troposférico (O3) para la protección de la salud, pero hay que recordar que este contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por el transporte y algunas industrias –en presencia de radiación solar–, puede provocar por inhalación irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, reducción de la función pulmonar, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas (asma, EPOC) y el agravamiento de patologías cardiovasculares, con resultado de hospitalización o muerte.

Las zonas que, a lo largo del periodo considerado, han superado más veces el valor objetivo para la protección de la salud de O3 han sido “Duero Norte de CYL” (ES0823”, “Duero Sur de CYL” (ES0824) y “Valle del Tiétar y Alberche” (ES0827). Por el contrario, en la zona “Soria y Demanda” (ES0828) se ha experimentado una mejora progresiva entre 2015 y 2017, año en el que ésta ha sido la única zona de Castilla y León donde no se ha producido superación de este valor objetivo, como se puede apreciar en el siguiente mapa:

*El informe completo está disponible pulsando con el ratón en la imagen.

 

La actualidad en Castilla y León en este aspecto pasa por la reciente sentencia de 19 de octubre de 2018, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, en la que se ha declarado la obligación de la Administración Autonómica de elaborar y aprobar “a la mayor brevedad” los preceptivos Planes de Mejora de la Calidad del Aire para la media docena de zonas donde entre los años 2010 y 2014 se han superado los valores objetivo para la protección de la salud y/o para la protección de la vegetación, establecidos por la normativa europea y española de calidad del aire para el ozono troposférico. El Tribunal entiende que el artículo 16 de la Ley estatal de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera y el artículo 24 del Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire, obligan a las Comunidades Autónomas a adoptar planes de mejora de la calidad del aire pare alcanzar los objetivos de calidad del aire en los plazos fijados, en las zonas en las que los niveles de uno o más contaminantes regulados superen dichos objetivos, como es el caso del ozono.

La Sentencia resuelve que la existencia de valores altos de ozono en prácticamente todo el territorio de Castilla y León no se trata de un problema local y regional, sino nacional e internacional (esta situación afecta a gran parte de España y sur de Europa), aunque esta realidad “no desvirtúa el carácter imperativo con el que los preceptos citados regulan el deber de actuar de las Administraciones Autonómicas en la elaboración y aprobación de los Planes de mejora de la calidad del aire”.

No Comments

Post A Comment