Cumbre social por el clima, 6D: Y el mundo despertó ante la emergencia climática.

Cumbre social por el clima, 6D: Y el mundo despertó ante la emergencia climática.

La Unión General de Trabajadores de Castilla y León firma el manifiesto de la Cumbre Social por el Clima, que ya se desarrolla de manera paralela a la Cumbre por el Clima (COP 25) que se está celebrando en Madrid.

La Cumbre Social Estatal se suma a las iniciativas ciudadanas organizadas en torno al movimiento de respuesta social a la COP25, que se celebra del día 2 al 13 de diciembre en Madrid. La plataforma considera que la situación actual de emergencia climática requiere una respuesta organizada, y por ello se suma al manifiesto que:

Se solidariza con el pueblo chileno.

Los organizadores de la Cumbre Social por el Clima y los movimientos sociales del Estado español, destacan en su Manifiesto que la cancelación de la COP 25 en Chile “ignorando a los movimientos sociales chilenos y del resto de América Latina y su trabajo previo de meses” y la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de acoger el evento, les obligan a tomar un relevo sobre el que no han sido consultados, en un marco temporal casi inasumible para garantizar una participación y contestación social adecuadas.

El documento afirma que “siendo conscientes del claro eurocentrismo que implica la celebración de una COP en un país europeo por tercer año consecutivo, aceptamos el reto de articular protestas y críticas contra estas políticas como una enorme responsabilidad. Lo hacemos desde la rabia e impotencia ante las injusticias y atrocidades que se están cometiendo contra el pueblo chileno, desde la solidaridad y apoyo frente a la decisión de continuar con la celebración de la Cumbre de los Pueblos y de la Cumbre Social por la Acción Climática en Chile, y desde la determinación de intentar generar un espacio donde su voz también pueda ser escuchada”.

Rechaza el modelo de producción y consumo injusto que afecta especialmente a los países más pobres.

Denunciamos la imposición de un modelo de producción y consumo basado en el “usar y tirar” que afecta una vez más a las personas más empobrecidas. Las cantidades ingentes de residuos producidos por los países enriquecidos son trasladados en su mayor parte a países del Sur obligando a vivir en una espiral de pobreza, violencia y condiciones insalubres a las comunidades y colectivos más vulnerables que habitan esos lugares.

El crecimiento económico se produce a costa de las personas más vulnerables y de nuestro entorno, las demás especies y los ecosistemas. Las mujeres, que forman parte de todos estos colectivos, se ven afectadas diferencialmente y son víctimas de las peores consecuencias del actual modelo productivo y de consumo. Los firmante del manifiesto queremos asumir la responsabilidad de denunciar el papel explotador de las regiones enriquecidas del mundo y su protagonismo en la generación de “zonas de sacrificio” en países empobrecidos, a través del extractivismo energético, material y cultural, que destruye comunidades y bienes comunes. Estamos viviendo en países que impulsan el consumo y la destrucción de la humanidad y la naturaleza, imponiendo nuestros modelos y visiones del mundo en otras partes del planeta.

Además, exigimos una transición agroecológica que impulse sistemas justos y sostenibles, que respeten la soberanía alimentaria de los pueblos.

Demanda una transición justa ante la emergencia climática.

Creemos en la justicia climática como el eje vertebrador de la lucha social de nuestro tiempo: porque la sostenibilidad es imposible sin justicia social, y la justicia no existe sin un respeto a todos los seres que viven en el planeta. Por ello, UGT Castilla y León apoya la denuncia, entre otras cosas, de la hipocresía de los gobiernos que participan en las negociaciones climáticas para enmascarar tratados comerciales y de inversiones como herramientas de dominación del capital, alimentan la industria fósil con subsidios millonarios y se lucran con la crisis climática y la devastación ambiental y social.

El sindicato comparte reivindicaciones como la necesidad de desarrollar una transición justa realizada con la rapidez suficiente, para evitar nuevas catástrofes, como un calentamiento por encima de los 1,5 °C o el colapso de los ecosistemas y la sociedad. Esta transición justa se basa en la solidaridad con quienes más sufren, especialmente con las personas trabajadoras y con las comunidades que están en primera línea de resistencia en todos los continentes. También nos solidarizamos con quienes menos han participado en alimentar la crisis climática y más acusan sus impactos.

Además, es necesario tomar decisiones basadas en la ciencia, y la comunidad científica y hay que alentar un cambio radical en el modelo de movilidad -para reducir el transporte masivo de mercancías y personas y paliar de paso el creciente aislamiento de las zonas rurales, una de las causas del progresivo despoblamiento de nuestra Región.

En definitiva, la Cumbre Social Estatal reclama una política climática que vaya acompañada de mayor igualdad, justicia y solidaridad, y llama a la ciudadanía a participar en la manifestación convocada en Madrid el 6 de diciembre a las 18:00 horas con el recorrido Atocha-Nuevos Ministerios, donde UGT Castilla y León estará representado.

Por último, desde UGT Castilla y León, en sintonía con el Manifiesto, defendemos un cambio en el modelo de producción y consumo que descarbonice la economía castellana y leonesa, y que esta transformación se haga anticipando las consecuencias para las personas trabajadoras. Reivindicamos urgentemente una ley de cambio climático y transición justa para Castilla y León, coordinada con la futura ley básica nacional y con una amplia participación de los agentes sociales y económicos de nuestra Región, para que Castilla y León se alinee con las políticas europeas y sea capaz de liderar la lucha contra el cambio climático con políticas efectivas de mitigación y adaptación, generadoras de empleos verdes y decentes.

No Comments

Post A Comment