2 de febrero, día mundial de los humedales: humedales y cambio climático.

2 de febrero, día mundial de los humedales: humedales y cambio climático.

• Los humedales son los mayores y más efectivos sumideros de carbono de nuestro planeta y ayudan a mitigar los efectos del cambio climático.

• Actúan de amortiguadores de olas y tsunamis, protegiendo a las personas que viven en la costa.

• Desde 1970 hemos perdido el 35% de ellos y su velocidad de desaparición es 3 veces mayor que la de los bosques. Es necesaria su conservación y restauración.

 

En el Día Mundial de los Humedales, que se celebra cada 2 de febrero, la Unión General de Trabajadores reclama la importancia de promover la conservación de la biodiversidad y el uso sostenible de los recursos naturales en este importante ecosistema. No sólo por albergar diversas especies de plantas y animales acuáticos, sino también por el mantenimiento de los medios de vida de millones de personas que viven y dependen de ellos para su supervivencia.

La fecha se celebra cada año desde 1997 en honor al día en que se adoptó la Convención Ramsar sobre humedales en 1971. Este año el lema es “Los humedales y el Cambio Climático” y el hashtag #MantenerLosHumedales, con el que se quiere destacar que los humedales son una solución natural para la lucha contra el cambio climático, ya que ayudan a su mitigación, a su adaptación al mismo y a la reducción de impactos generados por los efectos del aumento de la temperatura global el planeta.

Por un lado, los humedales son los mayores y más efectivos sumideros de carbono de nuestro planeta. Las turberas, que cubren alrededor del 3% de la tierra de nuestro planeta, almacenan aproximadamente el 30% de todo el carbono terrestre. Gracias al importante papel que desempeñan en el almacenamiento de CO2, son una solución basada en la naturaleza que ayuda a mitigar el cambio climático. Este aspecto adquiere una mayor importancia si se tiene en cuenta que las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando año tras año (en 2018 se alcanzó el record histórico de 37,1 Gt). Necesitamos reducir las emisiones de forma drástica para evitar que el incremento de la temperatura del planeta no supere los 2ºC (intentando que se quede como máximo en 1,5ºC). Pero no solo reduciendo las emisiones conseguiremos lograr este objetivo. El incremento del almacenamiento de CO2 también es un aspecto básico sobre el que debemos incidir, más aún si se consigue a través de sumideros de origen natural, como en el caso de las turberas, los manglares o los pastos marinos.

Los humedales continentales, como las llanuras de inundación, los ríos, los lagos y los pantanos, también reducen los impactos de las inundaciones y de la escorrentía superficial ya que almacenan y absorben el excedente del agua de lluvia. Además, esta agua se libera posteriormente durante las épocas de sequía, retrasando la aparición de las mismas y ayudando en la adaptación al cambio climático.

Asimismo, los humedales costeros como las marismas saladas, los manglares, las praderas de pastos marinos y los arrecifes de coral protegen las costas de los efectos climáticos extremos ya que actúan como amortiguadores y reducen la intensidad de las olas y los tsunamis, protegiendo al 60% de la humanidad que vive y trabaja a lo largo de las costas, de las inundaciones y los daños materiales y personales que pueden ocasionar.

Un uso racional y sostenible de los humedales

Para UGT es imprescindible conservar y restaurar los humedales. Desde 1970 ya hemos perdido el 35% de ellos y actualmente su velocidad de desaparición es 3 veces mayor que la de los bosques. Además, según las estimaciones de los últimos informes científicos (como el informe del IPCC del 1,5ºC), los corales del mundo se encontrarán cerca de la extinción si la temperatura aumenta 1.5ºC y completamente extintos si el incremento llega a los 2ºC.

Por ello, desde el sindicato instamos a que las estrategias para hacer frente al cambio climático incluyan el uso racional y sostenible de los humedales, además de medidas de conservación y restauración. Los gobiernos, las organizaciones sociales, las comunidades locales y la sociedad en general debemos trabajar juntos para proteger estos ecosistemas, que nos ayudan a prepararnos para enfrentar y contrarrestar los impactos del cambio climático.

No Comments

Post A Comment