Las colillas de cigarro, una problemática ambiental de primer orden.

Las colillas de cigarro, una problemática ambiental de primer orden.

Desde UGT estamos comprometidos con la protección del medio ambiente, la gestión de residuos es una de nuestras prioridades. En este sentido, abogamos por la prevención y las buenas prácticas dentro de los centros de trabajo en relación con la reducción en la generación, la reutilización, la recogida selectiva y el reciclaje de los residuos.

 

En UGT hemos vuelto a firmar el convenio de colaboración con Ecoembes para proporcionar información y concienciar a la sociedad y, en particular, a las personas trabajadoras sobre la importancia de reciclar los residuos de envases, así como prevenir los impactos ambientales en todo el ciclo de vida de los mismos. Gracias a este convenio impulsamos una campaña de Centros de Trabajo Sostenible (CTS) para promover un consumo responsable y sostenible, así como la correcta separación de los residuos de envases tanto en los centros de trabajo y los hogares.

UGT-CyL ha participado en dicha campaña a través de dos talleres de formación a personas trabajadoras en las sedes de Burgos y Zamora, y ejercemos el papel de enlace o facilitador para que cualquier empresa pueda solicitar un diagnóstico. Una vez solicitado, se analiza la situación de la empresa, detectando el número de papeleras necesarias y facilitando además, material de sensibilización. El objetivo final es trasladar esa conciencia que tenemos de separar en nuestros hogares a los lugares de trabajo. Pero tenemos que ir más allá. Es necesario hacer del consumo responsable y de la reducción en la generación de residuos, su correcta separación y el reciclaje una nueva forma de vida, interiorizando estas acciones en todos los ámbitos de nuestro día a día.

Una grave problemática que se sucede verano tras verano y que demuestra que aún falta mucha sensibilización y concienciación al respecto, son las colillas que acaban tiradas en las playas. Castilla y León carece de litoral, pero en su territorio se albergan una treintena de zonas de baño oficialmente reconocidas por la Junta de Castilla y León y, con toda seguridad, otras muchas zonas que sin estar incluidas en este censo oficial también son aprovechadas para refrescarse ante el calor.

Las colillas constituyen la primera fuente de basura en el mundo, el 30 % del total de desperdicios, por delante de las bolsas de plástico, envases de alimentos y botellas (“Contaminación ambiental por colillas. El tabaco de cuarta mano”, SEPAR 2019).

 

En Castilla y León el 22,7% de la población se declaró fumadora en 2018, consumiendo unas 118 millones de cajetillas, es decir, unos 2.360 millones de filtros al año, un residuo que tarda entre 7 y 12 años en degradarse (hay estudios que afirman que incluso 25 años), y del que una parte termina en nuestros ríos, embalses y lagos, convirtiéndose en un residuo común, superando incluso a los plásticos, destruyendo los ecosistemas naturales y amenazando la vida de las especies acuáticas.

La mayoría de los filtros de las colillas están hechos de acetato de celulosa, un tipo de plástico que se funde a altas temperaturas para poder moldearlo, y pueden contener sustancias tóxicas como hidrocarburos aromáticos, nicotina, arsénico, cadmio y otros metales pesados. Cuando estas sustancias entran en contacto con el agua, se liberan en el medio, teniendo efectos catastróficos en la naturaleza.

De este modo, la calidad del agua se ve amenazada, lo que afecta a muchas especies acuáticas como peces, reptiles, moluscos y aves, que pueden resultar envenenados por la bioacumulación de las diferentes sustancias tóxicas o al ingerir directamente las colillas. Y, siguiendo la cadena trófica, esta contaminación termina afectando a la salud humana, al estar presente en los seres vivos de los que nos alimentamos.

Además, su recogida supone un elevado coste, al ser un residuo de pequeño tamaño, lo que dificulta especialmente la tarea de extracción. De hecho, en muchas ocasiones las colillas no son recogidas por los servicios municipales de limpieza sino por campañas de recolección voluntaria promovidas por asociaciones o grupos de diversa índole.

Pero las colillas no son solo peligrosas para el medio ambiente por su toxicidad, también pueden ser detonantes de incendios forestales. Colillas lanzadas por la ventanilla de un coche o abandonadas en el monte provocan cada año multitud de incendios y conatos de incendios en nuestra comunidad autónoma. Actos que, sumados a los impactos que provoca el cambio climático en los ecosistemas forestales, tienen un potencial de peligro aún mayor.

Lo verdaderamente fundamental es educar, concienciar y sensibilizar a la sociedad. Hay muchas personas que no se han parado a pensar en la gravedad y los efectos de un gesto tan habitual como tirar una colilla en la playa o en el suelo.

 

Debido a la gran problemática ambiental que generan, desde UGT-CyL entendemos la necesidad de buscar alternativas menos contaminantes. Podrían analizarse soluciones encaminadas a la reducción de los componentes tóxicos de las colillas y a la sustitución de los actuales filtros de acetato de celulosa por otros que sean biodegradables, una cuestión compatible con el  fomento de su recogida y reciclaje y la promoción de su depósito en lugares especialmente indicados para ello o el uso de ceniceros portátiles. Pero se podría ir un paso más allá y debatir con urgencia la necesidad de declarar “espacios libre de humo” estos escenarios naturales ensuciados por las colillas, como ya se está realizando en playas interiores de la comunidad gallega, en sintonía con el cumplimiento de la Agenda 2030 que nos insta, por ejemplo, a:

  • Fortalecer la prevención y el tratamiento del abuso de sustancias adictivas (ODS 3, Salud y bienestar).
  • Mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando/minimizando el vertido de productos químicos y materiales peligrosos (ODS 6, Agua limpia y saneamiento).
  • Procurar desvincular el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente, así como elaborar y poner en práctica políticas encaminadas a promover un turismo sostenible (ODS 8, Trabajo decente y crecimiento económico).
  • Lograr la gestión ecológicamente racional de todos los desechos a lo largo de su ciclo de vida y reducir significativamente su liberación a la atmósfera, el agua y el suelo a fin de minimizar sus efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente (ODS 12, Producción y consumo responsables).
  • Fomentar que la gente obtenga la información y los conocimientos pertinentes para el desarrollo de estilos de vida armoniosos con la naturaleza (ODS 12, Producción y consumo responsables).

 

Es irracional que en zonas de aguas aptas para el baño incluidas en espacios naturales protegidos -como ocurre en el lago de Sanabria (Zamora)- se permita la deposición diaria de cientos de colillas, convirtiendo sus orillas en un auténtico cenicero.

 

Se necesita una campaña mediática, acompañada de medidas legales y de compromiso político similar a la que se ha realizado con los plásticos. Estamos empezando a concienciados de que tenemos que cambiar nuestros hábitos de consumo para poder reducir la contaminación de los plásticos, especialmente el de un solo uso, pero junto a este gran problema, está el de las colillas, una amenaza desconocida e infravalorada en la que hay que poner el foco, porque lo que no se conoce no se previene.

 

Fuente: http://www.ugt.es/las-colillas-una-problematica-ambiental-de-primer-orden

No Comments

Post A Comment