UGT Castilla y León con el Día Mundial de la Tierra 2020: «Acción por el clima».

UGT Castilla y León con el Día Mundial de la Tierra 2020: «Acción por el clima».

Día de la Tierra: arranca la acción global por el clima

El 22 de abril se celebra el Día de la Tierra en medio de un estado de emergencia sanitaria que ha supuesto la crisis de la COVID–19.
Esta crisis hace patente la urgencia de aunar esfuerzos para, solidariamente, hacer frente a la enfermedad y sus repercusiones sanitarias y sociales, que padecen en mayor grado los colectivos más vulnerables.
 Fridays for Future, Alianza por el Clima y 2020 Rebelión por el Clima lanzan varias iniciativas virtuales en apoyo a las medidas imprescindibles para impulsar la justicia climática en el retorno a una nueva normalidad tras la crisis del coronavirus. 

Todos los días son el Día de la Tierra.

En 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 22 de abril como el Día Internacional de la Tierra, para concienciar al mundo de la necesidad de proteger el medio ambiente y de la conservación de la biodiversidad. En esta ocasión tendrá como temática central “Acción climática”. La fecha se presenta como una oportunidad para despertar conciencia sobre los enormes desafíos –y también oportunidades– de actuar contra el cambio climático, que se ha distinguido como el tema más apremiante para el 50 aniversario. El cambio climático representa el mayor desafío para el futuro de la humanidad y los sistemas de soporte vital que hacen que nuestro mundo sea habitable.

A finales de 2020, se espera que las naciones aumenten sus compromisos nacionales con el Acuerdo de París sobre cambio climático de 2015. Ahora es el momento para que los ciudadanos pidan una mayor ambición global para enfrentar nuestra crisis climática. A menos que todos los países del mundo den un paso adelante, y lo hagan con urgencia y ambición, estamos enviando a las generaciones actuales y futuras a un futuro peligroso.

Cuando la Madre Tierra nos manda un mensaje.

La Madre Tierra claramente nos pide que actuemos. La naturaleza sufre. Los incendios en Australia, los mayores registros de calor terrestre y la peor invasión de langostas en Kenia… Ahora nos enfrentamos a COVID -19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestros ecosistemas.

El cambio climático, los cambios provocados por el ser humano en la naturaleza, así como los crímenes que perturban la biodiversidad, como la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, pueden aumentar el contacto y la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos (enfermedades zoonóticas). De acuerdo con PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente), una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada 4 meses. De estas enfermedades, el 75% provienen de animales. Esto muestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental.

El impacto visible y positivo del virus, ya sea a través de la mejora de la calidad del aire o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, no es más que temporal, ya que se debe a la trágica desaceleración económica y la angustia humana. Recordemos más que nunca en este Día Internacional de la Madre Tierra que necesitamos un cambio hacia una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el Planeta. Promovamos la armonía con la naturaleza y la Tierra.

Reivindicamos una urgente política climática ambiciosa acompañada de justicia social. 

En el Día de la Tierra es necesario pararse a reflexionar sobre la situación de emergencia ecológica. Una crisis climática a la que hay que hacer frente situando en el centro las indicaciones de la ciencia y la protección a los colectivos más vulnerables.  Por ello, Fridays for Future, junto a las organizaciones que forman parte de Alianza por el Clima (entre las que se encuentra UGT) y 2020 Rebelión por el Clima, realizarán durante los próximos días 22 y 24 de abril varias movilizaciones virtuales con el objetivo de trasladar la necesidad de que esta crisis no suponga un intento de prolongar un modelo de producción y consumo que genera la degradación social y ambiental actual, así como alertar de que cualquier salida viable tiene que pasar por la transformación completa del sistema bajo criterios de justicia climática. Esta salida debe basarse en las personas, en sus posibilidades y en sus necesidades, así como en la protección de los recursos naturales. Una idea resumida en una frase: “Salgamos del parón y transformemos la actividad de un modo climática y socialmente justo”. 

Ha llegado la hora de empezar a exigir responsabilidades en las decisiones tomadas pensando en el futuro, un futuro con un modelo económico más resistente, más protector y más soberano, relacionando directamente la superación de esta recesión con los principios ecológicos y la lucha contra el cambio climático, es decir, a una  transformación hacia una economía neutral en carbono y sistemas agrícolas más sostenibles.

Las personas trabajadoras hemos de reivindicar el avance imparable hacia una economía baja en carbono. En el caso del COVID-19 ha habido una “alarmante inacción” de semanas, pero en el de la emergencia climática se trata de una alarmante inacción de años que no puede esperar más. La descarbonización de la economía implica, entre otros aspectos, transformaciones industriales y cambios tecnológicos de gran alcance, el desarrollo de un nuevo mix energético y más circularidad en las formas de producción y consumo. Se requiere un cambio profundo y rápido de la forma en que producimos, nos movemos y consumimos. Una revolución nunca vista anteriormente, ya no tanto por la velocidad necesaria si no por la dimensión global de la misma. Por ello, desde UGT Castilla y León defendemos nuestra participación en la gobernanza climática y la planificación de las correspondientes políticas a todos los niveles. No podemos dejar pasar la oportunidad de aumentar nuestra influencia en la política climática y demandar que vaya acompañada de justicia social. Es evidente que la problemática medioambiental y el cambio climático son retos que ponen en peligro la igualdad, los derechos y la prosperidad, por lo que requieren que estemos involucrados para moldear una transición justa donde los trabajadores y las trabajadoras seamos capaces de influir de forma decisiva en un futuro que nos permita vivir en un planeta Tierra más sostenible y socialmente justo, donde no se deje a nadie atrás.

Acciones globales por el clima.

¿Cuándo?

  • El miércoles 22 de abril se lanzará una acción en redes sociales bajo la etiqueta #PorUnaTierraSaludable que señalará a aquellas empresas responsables de la crisis climática y social, pues sus actuaciones no solo incrementan la dependencia de los combustibles fósiles sino que, en muchas ocasiones, originan la exclusión de cientos de personas, como ocurre con la pobreza energética.
  • El viernes 24 de abril, durante la mañana, se difundirá una campaña de vídeos en apoyo a las medidas inexcusables para impulsar la justicia climática en el retorno a una nueva normalidad tras la crisis del COVID–19. 
  • Durante la noche del 24 de abril, a partir de las 22:00 horas, tendrá lugar una manifestación de sombras en muchos hogares de todo el territorio que será publicada y difundida también a través de las redes sociales.
No Comments

Post A Comment