UGT pide que la Declaración de Emergencia Climática no se quede en papel mojado.

UGT pide que la Declaración de Emergencia Climática no se quede en papel mojado.

El nuevo Gobierno ha declarado la emergencia climática y ambiental en España para hacer frente con más contundencia a los graves impactos derivados del cambio climático en nuestro país. Esta declaración incluye el compromiso de adoptar treinta líneas de acción prioritarias y cinco de ellas en los primeros cien días de Gobierno.

De esta forma, España sigue los pasos del Parlamento Europeo, que ya el pasado noviembre adoptó una resolución en la que declaraba una “emergencia climática y medioambiental” en Europa y a nivel global, convirtiéndose así en el primer continente que aprobaba una resolución de estas características. Desde el Gobierno han asegurado que con esta iniciativa sitúan al cambio climático y a la transición justa como eje transversal en sus políticas y que el objetivo es “lograr un proyecto de futuro común, más justo y equitativo, que aproveche las oportunidades de la transición ecológica mediante políticas transversales que pongan al ciudadano en el centro”.

Las primeras medidas para hacer frente a este desafío, que se materializarán en los primeros cien días de acción de Gobierno, son:

  • Llevar a las Cortes un proyecto de ley que garantice alcanzar las cero emisiones netas no más tarde de 2050, impulsado para ello un sistema eléctrico 100% renovable, un parque de turismos y de vehículos comerciales con emisiones de 0 gramos de CO2 por kilómetro, un sistema agrario neutro en emisiones de CO2 equivalente, y un sistema fiscal, presupuestario y financiero compatibles con la necesaria descarbonización de la economía y de la sociedad.
  • Definir la senda de descarbonización a largo plazo de nuestro país, que asegure el objetivo de neutralidad climática a más tardar en el año 2050.
  • Invertir en un país más seguro y menos vulnerable frente a los impactos y riesgos del cambio climático. En esta línea, se presentará el segundo Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático incluyendo el sistema nacional de observación del clima y la elaboración de un menú de indicadores de impacto.
  • Reforzar los mecanismos de participación ya existentes, con una Asamblea Ciudadana del Cambio Climático, cuya composición contará con el mismo número de mujeres que de hombres e incluirá la participación de los jóvenes.
  • Impulsar la transformación de nuestro modelo industrial y del sector servicios a través de Convenios de Transición Justa y de medidas de acompañamiento.

Además, el acuerdo destaca la necesidad de implementar políticas inclusivas que garanticen que nadie se quede atrás como consecuencia de estos cambios, actuando frente a la pobreza energética y asegurando la participación activa y en igualdad de condiciones de las mujeres en la transición energética.

De igual modo, el acuerdo pone énfasis en fortalecer sinergias con las políticas de desarrollo rural, de protección de la biodiversidad y el impulso de las oportunidades para la transición ecológica, para generar nuevo empleo verde. En este contexto, el Gobierno elaborará la Estrategia de Lucha Contra la Desertificación, la Estrategia Nacional Forestal o la Estrategia frente al Reto Demográfico.

La Declaración también recoge la necesidad de adoptar la Estrategia de Economía Circular, una demanda que venimos tiempo reclamando desde UGT, y una Ley de Residuos que aborde el problema de los plásticos de un solo uso, para alcanzar “residuo cero” en el horizonte 2050.

Valoraciones desde la Unión General de Trabajadores.

Valoramos muy positivamente que el Gobierno haya presentado la Declaración de Emergencia Climática. Es necesario actuar ya, nos estamos quedando sin tiempo y es imprescindible que el Gobierno haya incluido la transición ecológica y la emergencia climática como una de sus prioridades. Sin embargo, las palabras o las buenas intenciones no son suficientes. Por lo que demandamos que esta Declaración no se quede en papel mojado y podamos ver a corto plazo cómo se traduce en medidas concretas y eficaces.

El éxito de la transición ecológica dependerá del modo en que nuestra sociedad tenga en cuenta a las personas,  colectivos y territorios más vulnerables, ya que la transición solo será efectiva si se lleva a cabo bajo una perspectiva de justicia climática y social.

El empleo verde debe formar parte del eje de las políticas sociales y de empleo en nuestro país, y una política climática transversal es fundamental en este sentido, no solo para resolver los conflictos climáticos o medioambientales, en general, de las ciudades o los grandes centros industriales, sino también como herramienta para dar soluciones a la “España Vaciada”, en la que Castilla y León tiene tantas comarcas representadas, comarcas que se han quedado sin industria ni infraestructuras (o que nunca se desarrollaron), y con graves dificultades para acceder a los servicios públicos básicos.

De ahí que toda esta transformación deba hacerse bajo el paraguas de una Transición Justa -principal demanda sindical-, que asegure que no se deja a nadie atrás y que esté basada en el diálogo social como herramienta principal, un diálogo social que se debe estructurar a todos los niveles, desde las empresas, sectores y territorios vulnerables hasta nivel estatal, donde se pueda establecer una coordinación de todas las medidas implantadas. Y en todos estos niveles la presencia de las organizaciones sindicales es imprescindible. Hay que tener claro que no habrá una transición justa sin la participación de los sindicatos y de las personas trabajadoras.

 

Fuente: UGT

 

No Comments

Post A Comment