Presentadas aportaciones al Catálogo de creación de nuevas reservas hidrológicas.

Presentadas aportaciones al Catálogo de creación de nuevas reservas hidrológicas.

El Catálogo Nacional de reservas hidrológicas va a pasar a contar con un total de 289 reservas, completando las categorías de reservas naturales lacustres y reservas naturales subterráneas que hasta el momento no tenían representación en el mismo.


Las observaciones planteadas se centran en parte de lo recogido por el texto del borrador en lo referente a la reserva lacustre denominada “Lago de Sanabria”.

El Catálogo Nacional de Reservas Hidrológicas y su ampliación¹.

Desde UGT-CyL entendemos que los objetivos de este Catálogo incluyen medidas que están en consonancia con las reivindicaciones que desde esta Organización se han manifestado para conseguir una adecuada protección de las aguas y de los ecosistemas a ellas asociados, como la firma del manifiesto «Todos con la Directiva Marco del Agua».

En el nuevo Catálogo, se incluyen dentro del territorio castellano y leonés, las siguientes reservas fluviales: Río Ancares y la Cabecera del río Sella (en la provincia de León), el Río Alagón y el Río Barquillo y Arroyo Cardal (en la provincia de Salamanca, y el Río Alberche y la Garganta de las Torres (en la provincia de Ávila). Curiosamente,  no se ha propuesto ninguna reserva fluvial de la cuenca del Duero.

En cuanto a las reservas lacustres, son tres las que se han tenido en cuenta de las 19 que van a formar parte de este catálogo dentro de los límites de la comunidad autónoma de Castilla y León: El Complejo Lagunar Los Lagos de la Baña (León), el Lago de Sanabria (Zamora) y la Laguna Grande de Gredos (Ávila). No obstante, esperamos que si no ahora, en un futuro, se amplíe su número, pues solo en Castilla y León se encuentran catalogados un total de 297 humedales (entre ellos, la Laguna de la Nava (Palencia) y Las Lagunas de Villafáfila (Zamora), están incluidos en la Lista RAMSAR, la red más extensa de áreas húmedas protegidas del mundo). También habría que advertir que, desde nuestro punto de vista, a la inclusión de la laguna de Urbión en la vertiente riojana habría que añadir el resto de las lagunas próximas de la vertiente castellana y leonesa de la sierra de Urbión, como la laguna Negra (Soria), para dar coherencia en su protección y gestión al conjunto lagunar, con independencia de la existencia de límites administrativos.

Por último, reseñar que en cuanto a las reservas subterráneas, se han propuesto a la Fuente de la Lechera y el Manantial Valdelastijeras (ambas en León), a Los Garrafes de Bueida (entre Asturias y León), al Manantial del río Cadagua (Burgos) y a la Fuente Deshondonada (Palencia).

Ausencia de presiones en la reserva lacustre denominada “Lago de Sanabria”.

El documento recoge en su apartado “Valoración general” la inexistencia de presiones de algún tipo. No entendemos esta rotunda afirmación, que consideramos alejada de la realidad, a pesar de que la Confederación Hidrográfica del Duero apunte en sus informes que el estado ecológico de esta masa de agua es bueno. Creemos que las presiones son sobradamente conocidas por su estudiado impacto tanto en relación con la calidad de las aguas como en relación con las alteraciones ecosistémicas que originan. Las alteraciones de la calidad de las aguas como consecuencia de vertidos urbanos puntuales asociados a deficiencias en la depuración, la existencia de especies invasoras, los cambios en las características limnológicas consecuencia del calentamiento global, o los incendios forestales, son algunas de las presiones que no hay que olvidar, aunque quizás la más significativa, sea el turismo. 

Diferentes estudios científicos² han abordado estas y otras presiones en el lago de Sanabria y han intentado diagnosticar sus orígenes y sus consecuencias. No obstante, de acuerdo con el Aula de Estudio del Lago de Sanabria de la Universidad de Salamanca, sería muy conveniente una transición progresiva hacia un “modelo inteligente de turismo de la naturaleza integrado con las actividades rurales compatibles con la conservación de la bio y la geodiversidad, con los valores rurales y con la etnografía local”, sin menoscabo −añadimos−, del impacto económico tan positivo que tiene en la actualidad el turismo en la comarca de Sanabria.
Mientras tanto, esta observación pretende que el apartado relativo a “Valoración general”, no obvie este escenario de presiones e impactos, porque las iniciativas que se puedan poner en marcha tras la aprobación de esta norma pueden ser de interés tanto para la conservación y protección de la masa de agua como para asegurar el futuro de las actividades económicas y el empleo asentado en la zona, cuya compatibilidad pasa, sin duda, por la mitigación progresiva e irreversible de las presiones actuales.

Segregación del resto del conjunto lacustre.

Las casi 13.000 Ha. que forman parte de la cuenca del lago de Sanabria, están salpicadas por un importante complejo lacustre, del cual el lago de Sanabria sólo es su mayor representante. Este complejo lacustre, de origen glaciar, otorga a esta zona de la península Ibérica de un auténtico museo geológico para el reconocimiento, divulgación y estudio de la glaciación cuaternaria y su geomorfología asociada. Da la circunstancia de que, todas las lagunas que conforman el complejo lagunar, se encuentran aguas arriba del lago principal, por lo que parece bastante evidente, que de su estado de salud dependerá también la salud del lago de Sanabria.
Este conjunto lagunar, aunque se encuentra en un muy buen estado de salud, no está exento de diferentes presiones, como el mantenimiento de pastos con incendios recurrentes, la concentración de cabezas de ganado en suelos turbosos e incluso en las orillas de las propias lagunas, la roturación del monte bajo para crear pastos, y también la construcción de pistas y otros accesos. No hay que olvidar la presión que sobre este ecosistema ejerce la empresa Hidroeléctrica de Moncabril que, de forma indirecta, también influye en el régimen del lago de Sanabria.
Diversos autores y estudios científicos son partidarios de una gestión integral de este sistema lacustre y así lo creemos nosotros, pues permitiría dar coherencia en su protección y gestión al conjunto lagunar, un ecosistema que debe frenar su vulnerabilidad, pues de su buen estado de conservación depende buena parte de la actividad económica y el empleo en la comarca de Sanabria.
Por tanto, solicitamos la inclusión en el Catálogo de, al menos, aquellas lagunas más representativas aguas arriba del lago de Sanabria. 

¹Puedes acceder al propuesta de declaración de las nuevas reservas hidrológicas a través de ESTE ENLACE.

²Puedes acceder al documento completo de las observaciones planteadas en ESTE ENLACE.

Comparte en:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial